ColumnasRevolución Textual por Isamar Escobar

El género como construcción social y el papel que juega la moda

Por octubre 8, 2020 No hay comentarios

Desayunar, comer y cenar moda, esa soy yo. No es que sea la persona más glamourosa del condado porque soy de las que sale al Oxxo en pijama y chanclitas y visto de manera sobria, uno que otro color vibrante de vez en cuando y confieso que soy de las que prepara su outfit un día antes porque de verdad es algo que disfruto, el color negro es mi favorito para vestir, un vestidazo o faldaza, unos tenis y vamonos a conquistar al mundo😎.

 

Un día alguien me dijo cuando me vio con vestido y tenis a manera fregar, con critica de mala leche “Hmmm, y eso que sabes de moda”… ¡Dios miaaa! Sentí que me prendieron un cohete en la coliche y le dije a verrr… en primer punto son mi complemento perfecto por mi chamba, uso el metro, en cualquier momento tengo que salir corriendo a cualquier lado, no me gustan los tacones y pienso que las flats no deben existir, usar botitas, también es la opción pero me gusta la libertad que los tenis me dan y primero mi comodidad y sentirme bien, antes que verme bien y no estar cómoda. Siguió la tertulia de que se veía mal y tal… pero no me los quité ni los pienso suplir.

 

En conclusión, prejuicios de la vida: los hombres con tenis y las niñas con zapatillas.

Los humanos construimos significados, normas y valores para darle sentido al mundo que nos rodea. Esas construcciones son las que se han hecho sobre la diferencia anatómica. A partir de ahí se organiza el mundo, se asignan tareas, deberes, comportamientos, vestimenta; se impone cómo debe ser un hombre y cómo debe ser una mujer.

 

Pasa que cuando una pareja se embaraza existe la urgencia por saber el género del humano que viene en camino ya sea para idealizarlo, y con base al sexo empezarle a construir un mundo, comprarle cosas, la principal y mayor razón por la que urge saber.

 

… ¡Okaaa! no soy madre pero logró entender la premura por la que le quieren comprar cosas a ese bebé que va a llegar a este mundo. Me pasó con mis dos sobrinos, la hija de mi editor e hijos de mis amigos.

 

El maravilloso mundo de la ropa unisex, a-sex, gender neutral o multisex es el término con el que se conoce a la ropa que diluye la diferencia entre géneros. A la ropa que pueden usar mujeres y hombres sin distinción, a la ropa que amo con todo mi ser. ¡Es hermosa! Claro, que no le hago el feo a una blusa, vestido o falda que me vuelen la cabeza tal cual me pasa con las propuestas de estos tres diseñadores nacionales que son mis favoritos: Yakampot, Octavia o Cynthia Buttenklepper.🖤

 

💥https://www.instagram.com/yakampot/

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Yakampot (@yakampot) el

💥https://www.instagram.com/octaviamexico/

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Octavia 🌾 (@octaviamexico) el


💥https://www.instagram.com/cynthiabuttenklepper/

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Cynthia Buttenklepper (@cynthiabuttenklepper) el


En nuestro clóset, tenemos piezas que son unisex, como los jeans básicos, las playeras, los shorts, las camisas, las chamarras y los calcetines. La mayoría de la ropa básica que tenemos en nuestro guardarropa se hizo pensada en los hombres y su comodidad en el trabajo por ser los proveedores exclusivos del hogar, situación que ha cambiado y hemos roto esa barrera y las mujeres se han apoderado de la versatilidad de esas piezas.

 

A nivel sociológico la vestimenta, tendencias y moda, van más allá del mundo banal que la prensa rosa le ha adjudicado. Hablar de moda se ha teñido de ser superficial, egocéntrico, incluso los periodistas de moda “no son tan importantes” como un periodista de política, por ejemplo, y eso que ambos reportan “algo” de la sociedad.

Hoy en día esa es la labor más grande de quienes escribimos de moda, ir más allá.

 

Ver, entender o empatizar con las propuestas y saber si son usables o no, el tipo de tela, el acabado, la marca, la sustentabilidad, la historia, claves para un artículo o crítica rica.

 

Y hablando de la premura del consumismo de 4 propuestas que salían al año (primavera, verano, otoño, invierno), ahora salen más de 15, no en las grandes marcas sí en la ropa “desechable”, salen sinfín de propuestas con estampados que diferencian géneros a propósito. Consumir es el escape y quién diga que comprar ropa no le hace feliz, debe existir, pero el mundo que me rodea no hay persona que no le provoque por lo menos una sonrisita esa nueva pieza para su closet.

 

Vestir como pensamos es la forma de hablarle al mundo, es una manifestación ideológica que nunca dejará de ser interesante, digna siempre de analizar pero mucho más de disfrutar y aprovechar toda la energía cool que nos provoca el vestir como se nos dé la gana.

Cuando estaba en radio, cerraba mis cápsulas con esta frase “ Recuerden que la mejor pasarela es la calle”. ¡BENDITO SEAS OCTUBRE y DICIEMBRE! Abran bien sus ojitos y vean que padres outfits nos podemos encontrar en cualquier rincón.

 

Gracias Zowie Street por hacer la ilustración para esta Revolución Textual.💥

Comentario

Comenta